Noticias de ultima hora

Loading...

sábado, 12 de febrero de 2011

ELÍAS Y ELISEO

Uno de los reyes del reino del norte, Israel, fue el rey Ajab estaba casado con Jezabel, adoraron a Baal y se portaron peor que los reyes anteriores. Elías, profeta del Señor le dijo al rey que si no dejaba a los dioses falsos habría una gran sequía. Elías huye al torrente de Kerit porque el rey le buscaba para matarle, allí fue alimentado por cuervos (1Re.17, 2-6). Cuando se seca el torrente se dirige a Sarepta donde se encuentra a una viuda a la que ayuda hasta que acaba la sequía. La mujer atribuye la enfermedad de su hijo a la intrusión de Elías, pero él le vuelve a la vida invocando a Yahvé. La mujer alaba al verdadero Dios. (1Re17, 7-24).

En el monte Horeb se ve a un profeta fiel pero descorazonado que vuelve a las fuentes mismas de la fe. Yahvé se manifiesta a Elías en el monte Horeb, no como algo poderoso sino como una suave brisa (1Re.19, 9-18). En esta manifestación de Dios es confortado y fortalecido el profeta.

El capricho y ambición del rey no tenía límites. Se encaprichó de la viña de Nabot y como este no quiso venderla le acusaron injustamente y le condenaron a morir, de esa forma el rey se quedó con la viña. El profeta Elías, mandado por Dios le profetiza al rey como acabará él y toda su casa (1Re.21, 1-26). En este pasaje vemos como el Señor sale en defensa del pequeño contra el poderoso.

El rey de Judá, Josafat se une Ajab para atacar a un enemigo común. Antes de la campaña consultan a los profetas, había muchos falsos profetas en aquel tiempo, estos le predicen éxito en la campaña. Consultado Miqueas le predice el fracaso como consecuencia le manda encarcelar. En la batalla el rey es herido y muere desangrado como profetizó Elías.

Elías eligió a Eliseo como su sucesor. Cuando iban juntos un carro con caballos de fuego bajó del cielo y se llevó a Elías, dejando solo a Eliseo (2Re.2, 11). De ahí la creencia del pueblo de que Elías volvería algún día ya que no había muerto.

Una de las particularidades en la historia del profeta Eliseo es el uso repetitivo de la frase “varón de Dios”, para referirse a él (2Re.4, 9). Dios quiso dar por sentado de forma clara que Eliseo fue “un santo hombre de Dios”. 

 A Eliseo se le considera el profeta más “milagrero” que hubo en el pueblo ya que lo que se narra de él es la ayuda que da a algunas personas y pueblos a través de milagros. Los milagros realizados por él se realizan para demostrar su poder y autoridad como auténtico profeta y sucesor de Elías, para aliviar el sufrimiento del pueblo, para promover la fe del pueblo y manifestar la gloria de Dios.

Estaba en Jericó cuando le dicen que el pueblo está pasando por malos momentos porque el agua que tienen es mala para beber y para regar. Eliseo pide una olla con sal y la derrama en las fuentes del río diciendo que es Yahvé el que purifica las aguas y las aguas se volvieron potables (2Re.2,19-22).

El prestigio de Eliseo se afirmó, y su jerarquía también pero no fueron motivos para no estar dispuesto a atender a una viuda necesitada. Le pide ayuda para solucionar una deuda. El acreedor quería llevarse sus hijos como esclavos por el pago de la deuda. Hace que se multiplique el poco aceite que tiene y lo vende para pagar la deuda (2Re.4,1-7).

A una mujer de Sunem que era estéril hace que tenga un hijo y cuando este muere le devuelve la vida (2Re.4, 8- 17). Todos los portentos los realiza Dios a través de Eliseo. Había hambre en el país la sopa que prepara el criado de Eliseo la hace con hierbas desconocidas que resultan ser venenosas, Eliseo la vuelve comestible al echarle harina. También multiplica unos panes para dar de comer a cien personas.
La curación de Naamán el sirio de su lepra es el milagro más conocido, nos presenta un hombre orgulloso y Eliseo le enseña la humildad porque para ser el receptor de la gracia de Dios tenía que estar dispuesto a humillarse y recibirla en los términos que Dios establece. Agradecido por su curación, quiere pagarle a Eliseo pero este no acepta porque quiere que vea que su curación se la debe a Dios (2Re.5). El criado de Eliseo ambiciona el dinero que ha rehusado su señor y lo pide con mentiras, por ello es castigado.
  Eliseo disfrutó de una larga y abundante vida, tuvo muchas experiencias que le dieron sabiduría y práctica espiritual. Muere de una enfermedad (2Re.13,20-21)
PARA REFLEXIONAR
1.- ¿Qué descubrimos en estos profetas?
2.- ¿Qué quiere Dios que hagan los profetas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada